Torrelodones

David y Sonsoles – 17 de septiembre de 2010

David y Sonsoles - 17 de septiembre de 2010


Pocas veces comenzamos el reportaje con los chicos, aunque la verdad, cuando esto no se hace el reportaje queda un poco, como diría yo, de verdad que no se como explicarlo, es como si la historia que contamos le faltara algunos detalles… pero bueno en este caso… os voy a contar la historia completa.

Para nosotros la boda de David y Sonsoles quizás sea la boda más trabajada de todo el año y es que nuestros chicos no dejaron ningún detalle al azar… tenían todo controlado.

Cuando llegamos a la casa de la hermana de David, nos encontramos a un David muy tranquilo, con mucho aplomo y sobre todo nos trasmitió mucha serenidad. Junto a el estaba su sobrinita… que os puedo asegurar que es todo un personaje, ya que nos cautivo con su picara sonrisa.

David nos enseño su traje y todos sus complementos, para los amantes de los detalles debo de comentar que el traje era de la firma Carolina Herrera, y que molaba un montón. Mientras que David comenzaba a vestirse nosotros le esperamos en el salón… y fue aquí donde una grata sorpresa nos llamo la atención, era la gran colección de libros de fotografía (algunos incluso bíblias para nosotros los fotógrafos) que según nos confeso David eran de su cuñado.

Enseguida nos llamo David, ya estaba casi listo y nosotros comenzamos el reportaje… David nos ayudo un montón y el trabajo nos lo hizo muy fácil… de repente escuchamos la puerta, eran su hermana y su cuñado que estaban llegando de la peluquería… Entre risas y bromas todos pasaron a vestirse y es que teníamos que continuar con nuestro reportaje, y con las fotos de familia. Para los amantes de los datos curiosos he de comentar que la hermana de David, que a partir de este momento paso a ser «La Madrina» nos sorprendió con su vestido, confeccionado con unas bonitas lentejuelas. Como complemento un curioso tocado, la mar de simpático y unas sandalias dignas de la alfombra roja de Hollywood… Madre mía que pedazo de tacón.

Aprovechamos al máximo la magnifica luz que entraba por el enorme ventanal del salón de la casa… para hacer las fotos y claro como siempre ocurre la alarma de la agenda nos informaba de que debíamos de salir corriendo para estar con Sonsoles… Eso si nos escapamos con un poco de rabia, ya que nos hubiera gustado tener un ratito más y es que nos lo estábamos pasando muy bien con ellos.

Enseguida llegamos a la casa de David y Sonsoles, donde nos esperaba Sonsoles, junto a su papa y su mejor amiga… que por cierto estaba más emocionada, mas nerviosa que la propia Sonsoles… y es que claro no todos los días se te casa tu mejor amiga.

Sonsoles estaba pendiente de todos los detalles, y de verdad no se escapaba ninguno. Mientras que terminaba de preparar todos los detalles (lazos, adornos, etc) el brillo de sus ojos hacía que casi nos hiciera falta el flash y es que en su mirada solo éramos capaces de ver ilusión. Ella sabía que este era su gran día y estaba dispuesta a vivirlo como si fuera el ultimo, quería disfrutar de todo, quería comprobar que todo estuviera tal y como ella había planificado… En definitiva quería que este fuera el mejor día de su vida.

Sinceramente creo que lo consiguió, por que pocas veces cuando los novios vuelven de vacaciones son capaces de comentar con nosotros los detalles de la boda… Sinceramente creo que Sonsoles es de las pocas novias que nos sorprenden.

Pero bueno voy a seguir contando todo lo que paso, que yo me enrollo como las persianas.

Sonsoles nos enseño su vestido, un vestido lleno de detalles, un vestido de los que si no tienes un buen tipo es imposible ponértelo… porque te marca hasta la misma imperfección… Sonsoles y su mejor amiga comentaban la altura de los tacones de sus zapatos y no era para menos… y es que se parecían verdaderos andamios… si es que yo creo que con ellos puestos podría cambiar las bombillas de las farolas de la calle… que pedazo de altura…

De repente sonó el portero automático eran los tíos de Sonsoles, en este momento fue cuando Sonsoles cambio el «chip» y fue cuando se dio cuenta de que ella era la protagonista… y es que no os podéis ni imaginar las dosis de cariño que sus tíos le propinaron… vamos de esas que son de película…

Con la ayuda de su tía y de su mejor amiga Sonsoles pasó a la habitación para cambiarse y así convertirse en «La Novia». Mientras en la habitación de al lado, no parábamos de escuchar de escuchar risas y eran el papa y el tio que no paraban de bromear, vaya par de piezas que están hechos.

Nosotros nos escapamos al sal´pon y nos liamos a re-decorar o mejor dicho desarmar la súper casa de nuestros chicos, para tener un poquito más de hueco para la espectacular cola que el vestido de Sonsoles tenía.

Enseguida nos avisaron de que Sonsoles ya estaba preparada, nosotros cámara en mano y como si de una brigada de policía se tratara entramos en la habitación… y que nos encontramos, pues nos habíamos hecho una idea, sabíamos que Sonsoles iba a estar muy guapa… pero leñe… que nos sorprendió. Estaba la mar de guapa y así con ese panorama nos pusimos con lío de las fotos sin perder ni un segundo…

En cuanto terminamos en la habitación salimos hacía el salón donde el Padrino… (papa de Sonsoles) nos esperaba con un elegante traje gris, no demasiado oscuro.

Cuando Sonsoles entro en el Salón el papa apretó mucho las manos… estaba realmente muy emocionado, estaba viendo a su pequeña convertida en toda una mujer… y el que es un hombre al que no le gusta expresar sus emociones no quería que se le notara para nada que estaba realmente muy emocionado.

Comenzamos con el jaleo de las fotos, mientras Sonsoles nos comentaba que habíamos conseguido hacer el salón más grande… bueno ya sabéis que nosotros hablamos siempre de cosas que no tienen nada que ver con la boda y la verdad la amiga de Sonsoles (creo que me va a matar, pero es que no consigo recordar su nombre) nos ayudo un montón, pero no solo porque nos seguía el rollo en la conversación sino es que estaba pendiente de todos los detalles, de verdad que esto si que es una amiga para todo.

De repente volvió de nuevo a sonar la alarma y es que teníamos que salir corriendo hacia la iglesia y de nuevo esa sensación… porque el tiempo en las bodas pasa tan rápido y es que es verdad, es que nos lo estábamos pasando genial.

Cuando llegamos a la iglesia David estaba dando la bienvenida (es que David en esto de las relaciones publicas es un auténtico Crack) a todos los invitados junto a el nos encontramos a su padre, muy sonriente y sobre todo con muchas ganas de pasarlo muy bien.

Sonsoles llego enseguida, al bajarse del coche se dio cuenta de la cantidad de expectación que había levantado y es que no os podéis ni imaginar la cantidad de adolescentes que se acercaron al ver un coche de boda.

Sonsoles con gran decisión y del brazo de su padre entro en la iglesia, justo en el momento en el que el párroco con gran habilidad manejaba un pequeño reproductor de MP3 que conectado al equipo de sonido de la iglesia…

David con una sonrisa picara esperaba a Sonsoles en el altar, cada dos segundo se acercaba a su hermana (la madrina) para comentar lo espectacular que estaba Sonsoles… Sonsoles subió los peldaños que tenía al altar donde David la recibió con un beso lleno de cariño (eso sí en la mejilla, que estamos en la iglesia y los escándalos los justos).

Durante la ceremonia nuestros chicos no pararon de hacer dos cosas… la primera estar de la mano… de verdad parecía que estaban pegados con loctite… y la segunda hablar… se pasaron toda la ceremonia comentado cosas y cada vez que comentaban algo (de verdad que no se que se decían) se miraban y se reían…

Lo curioso fue la salida y es que cuando nuestros chicos salían la iglesia estaba más llena y es que no os podéis ni imaginar la cantidad de señoras que estaban para rezar el rosario… parecía un campo de fútbol de primera un domingo con partido… Y claro a la salida besos, abrazos y sobre todo mucho cariño.

Rápidamente nos escapamos hacia la finca El Pendolero, lugar en el que se iba a celebrar este magno acontecimiento. Llegamos de los primeros y mientras que poco a poco iban llegando los invitados aprovechamos para hacer unas fotos con nuestros chicos… en ellas aprovechamos las maravillosas vistas que esta finca dispone… sinceramente creo que se ve toda la comunidad de Madrid.

El reportaje fue un rato muy tranquilo y relajado, a la vez que divertido porque David no paro de bromear en ningún momento… sinceramente creo que tardamos muy poquito pero también es cierto que se nos paso el tiempo volando…

Nuestros chicos rapidamente se unieron a los invitados, de los cuales ya estaban casi todos… aprovechando una temperatura la mar de agradable los invitados disfrutaban de un magnifico cocktail. Como sorpresa con los invitados nuestros chicos habían contratado ni más ni menos que al Campeón de España 2009 de Cortadores de Jamón. Que por cierto los invitados primero comentaron que bonitas vistas… pero que cuando probaron el jamón… las vistas desaparecieron y todos se centraron en los magníficos platos llenos de jamón… cortado en una lonchas que casi casi eran transparentes, si si si, tenéis razón de esas que se deshacen en la boda… menudo corte de jamón.

Justo cuando el ultimo rayo de sol nos abandono todos los invitados entraron a cenar… la cena transcurrió muy tranquila hasta que las compañeras de trabajo de Sonsoles, se pusieron unas divertidas pelucas, unas espectaculares gafas de sol y con unos micrófonos la mar de coloridos, comenzaron a cantar… se acercaron a Sonsoles y la disfrazaron… David en lugar de quedarse parado y limitarse a observar… se levanto y se unió a la simpática coreografía… de verdad menudo momento….

Y como en toda buena boda que se precie nuestros chicos abrieron el baile y entre canciones y canciones, copas y copas, bailes y bailes el amanecer fue el ultimo invitado en llegar a esta boda…

Julio e Iciar – 5 de junio de 2010

Julio e Iciar - 5 de junio de 2010
El verano ha llegado a Madrid antes de tiempo y creo que nos ha pillado un poco de sorpresa. Fijaos si el sábado hacia el calor, que cuando llegamos a casa de Julio, lo primero que nos ofrecieron fue unos vasos de agua fresquita, que la verdad nos resucitaron, madre mía que calor.

Una vez recuperada la energía nos pusimos manos a la obra, Primero hicimos fotos muy divertidas e informales con Julio y sus padres, a las que se nos unió la mascota, este es perro, que aunque mayor y con sus achaques no quiso perderse la fiesta. Ah y se me olvidaba la tortuga, que aunque parezca mentira, se movía con una rapidez asombrosa y nos costó mucho convencerla para quedarse dentro del encuadre para que saliera en alguna foto, creo que tenia un poco de sueño y quería retirarse a tomarse a una pequeña siesta…

Nuestro chico fue a vestirse y entretanto nosotros nos quedamos haciéndole fotos a otro protagonista, era Adrián, un bebé guapísimo, al que nos encantó hacerle fotos.

Enseguida apareció Julio vestido con su elegante traje. Así que nosotros cargamos nuestras cámaras y de nuevo nos pusimos manos a la obra, la verdad, nos gusta hacer fotos, pero cuando el ambiente está tan agradable, es cuando nuestro trabajo es la envidia de todo el mundo.

Después de hacer las fotos más formales salimos corriendo hacia casa de Iciar…

Cuando llegamos a la casa de la novia, nuestra chica estaba en pleno trabajo de peluquería y maquillaje, junto a ella estaba Claudia, una preciosidad de niña, hermana de Adrián a quien ya os presentamos antes. Le hicimos fotos a Iciar mientras terminaba de maquillarla su amiga, que, curiosamente, se llama igual que ella y desde aquí queremos agradecer lo guapa que nos dejó a Iciar. (Estábamos seguros de que sería así, ya que en otras ocasiones hemos coincidido con ella y el resultado siempre ha sido espectacular).

Nada más terminar los últimos retoques comenzamos a trabajar con Iciar haciendo las fotos más informales, nos dimos un montón de prisa en estas fotillos y enseguida la dejamos subir a vestirse.

Mientras esperábamos, la verdad muy poco, bebimos un poquito de agua fresquita, ¡qué rica!

Cuando Iciar bajaba por la escalera un «QUE GUAPA» se nos escapo a todos los presentes, ella estaba realmente espectacular, con su vestido de Eva Novias.

En este momento comenzamos a pensar que la buena suerte estaba de nuestro lado, y esto no lo podíamos desaprovechar, así que hicimos fotos junto a la piscina, en el jardín y en el salón… sinceramente creo que no dejamos un ángulo de Iciar sin fotografiar y un rincón de la casa sin ser aprovechado….

Salimos con gran rapidez hacia el Casino de Torrelodones, lugar de celebración de la ceremonia y de la posterior fiesta, donde fuimos recibidos por Delfina y todo el equipo del Casino. Desde aquí quiero aprovechar para agradecer de corazón toda la ayuda que nos prestaron… sinceramente ha sido un placer poder trabajar juntos.

Iciar llegó con los cinco minutitos de retraso de rigor, haciendo su entrada entre aplausos, vivas, besos y felicitaciones, mientras junto a la madrina le esperaba un impaciente y nervioso Julio.

A partir de ese momento, las miradas, los gestos de complicidad y las onrisas entre los novios fueron constantes. Durante la ceremonia les dirigieron unas palabras la prima Laly, su amiga Ana y Jordi, un «catalán», creo que de La Guindalera, forofo del Atleti de Madrid. ¡Qué os vamos a contar de la emotividad de esas frases, de las risas ante alguna alusión divertida, de los agradecimientos con lagrimitas furtivas incluidas…!

Después del mutuo consentimiento, del intercambio de anillos, de las firmas de rigor y de un barullo enorme de besos, abrazos, felicitaciones y enhorabuenas, acompañados por Delfina, nos escapamos con los recién casados para hacer fotos en la escalera de la entrada y en los jardines. Este fue un rato muy entretenido ya que nuestros chicos no pararon de bromear con nosotros… así que con alegría siempre se trabaja bien y rápido… y de esta forma nuestros chicos se dirigieron al cocktail enseguida…

Después del brindis, los recién casados hicieron su entrada en medio de una gran ovación.

La cena fue muy tranquila, pero nuestros chicos tenían un as debajo de la manga y estamos seguros que hay alguna persona que todavía se acuerda de lo «colorao» que se puso en el momento de la «toma falsa»
de la entrega del ramo (Ana, ¿todavía te estás riendo?) y de la emoción de las tías cuando les entregaron el ramo a ellas.

Julio e Iciar abrieron el baile, durante su canción pareció que se habían olvidado del mundo y del tiempo… termino la canción y de repente la fiesta comenzó, todos comenzaron a bailar… y cuando nosotros nos despedimos, comentamos con nuestros chicos que esto tenia pinta de ir a durar un largo rato… a lo que ellos nos respondieron que por lo menos, hasta el amanecer…

Ricardo y Ana – 6 de junio de 2009

Cuando llegamos a casa de Ana, ella ya estaba vestida y preparada, la verdad estaba realmente radiante y sobre todo el toque magico que consiguió la maquilladora en sus ojos. Junto a ella estaba su padre que no paraba de mirarla, todo fue muy facil porque su cuñada no paro de ayudarnos, tanto a nosotros como a Ana. La nota simpatica era su sobrino que no paraba de hacer gracias para que le hicieramos fotos. El ramo llego un poco más tarde ya que lo acababa de recoger su hermano.

Salimos corriendo hacia la iglesia, la cual tiene un pequeño patio donde recibía a todos los invitados. Junto a el estaban todos sus amigos los cuales no paraban de darle animos.

La ceremonia fue muy sencilla y llena de ternura, la verdad no pararon de mirarse entre ellos.

La salida fue espectacular con un monton de arroz y sobre todo muchos petalos.

El reportaje tuvo varias localizaciones entre ellas la castiza Puerta de Alcala y el Palacio Real, la verdad fue un rato muy divertido ya que nuestros chicos no pararon de hacernos el trabajo muy facil, contaros que no pararon de sonreir ni un segundo.

Rapidamente llegamos a la Casa Verde en Torrelodones, alli ya estaban llegando los invitados dispuesto a tomar unas cervecitas con nuestros chicos, el atardecer era maravilloso y los invitados disfrutaron de un estupendo cocktail.

La estupenda cena que nuestros chicos ofrecierón, fue muy tranquila, excepto cuando su cuñada acompañada por todas las amigas de Ana, apareció con una estupenda tarta de gominolas.

Después comenzo el baile y el momento máximo de la fiesta, nosotros como siempre nos quedamos un ratito, pero estamos seguros que los invitados tardaron bastante rato en marchar, ya que estaban la mar de animados.

Ricardo y Ana