el pardo

BODA EN EL PARDO – ALEXIS Y ESTHER

Boda en El Pardo

Bueno, pues ya esta aquí, en nuestro blog, la boda en El Pardo de Alexis y Esther.

Una boda que nosotros la definiríamos como boda sencilla.

Pero podréis pensar una boda puede ser sencilla.

Pues si y además de ser sencilla la boda de Alexis y Esther fue muy agradable.

Y claro, pensaréis donde esta el secreto de esta boda.

Pues os lo vamos a explicar.

Alexis y Esther son una pareja tranquila, que procuran destacar en una sola cosa…

Se preocupan por los demás.

Y esa filosofía la transmitieron a la boda.

Toda en la boda esta pensado para que todo el mundo disfrutara de un gran día.

Por ello decidieron dar el paso en la iglesia de toda la vida.

Con un párroco que les caso, porque creía en su gran historia de amor.

Y por ello, oficio una ceremonia en la que los protagonistas fueron ellos.

Luego nuestros chicos buscaron un lugar con un bonito jardín donde disfrutar un gran cocktail.

Para ello nos desplazamos al restaurante La Perdiz, que esta en El Pardo.

Nuestros chicos, estuvieron junto a sus invitados durante el cocktail.

No pararon de reir, no pararon de disfrutar y sobre todo no pararon de compartir su alegría con todos sus seres queridos.

Justo cuando finalizó el fantástico atardecer que el cielo de Madrid, nos brindo.

Todos pasaron a disfrutar de una gran cena.

Pero a nuestros chicos, les esperaba una gran sorpresa.

Esta sorpresa era una gran tarta que los hermanos de Esther habían preparado con muchísimo esfuerzo.

Y salvo esa sorpresa toda la boda fue muy agradable, todo fue muy sencillo, todo fue tranquilidad… sin embargo todo el mundo se lo paso genial.

Esto hace que Esther y Alexis sean tan especiales, son personas que te cautivan por su sencillez.

Y es que compartir un minuto con Alexis y con Esther, seguro que será uno de los mejores minutos de tu vida.

Antes, de ver las fotos, dejarnos dar las gracia a Alexis y Esther por dejarnos disfrutar de una boda super guay, super genial y sobre todo muy divertida.

Pero sin dudarlo, podemos decir que vuestra boda fue de diez.

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en Madrid - Celebrada en el Pardo

Reportaje de Boda en El Pardo - Madrid - Celebrada en el Pardo

Datos de interes:

La preboda de nuestros chicos la realizamos en La Rosaleda del Parque del Oeste de Madrid.

Rubén + Soraya {Boda en Madrid}

Todos nuestros clientes tienen algo en común… y es que su boda es algo muy importante en su vida… y por ello se preocupan de todo, incluso hasta el detalle más pequeño es importante para ellos… Y Rubén y Soraya son este cliente típico en lo que todo tiene un porque y sobre todo una razón.
Cuando llegamos a la casa de Soraya ella estaba aún en la peluquería, terminando con los últimos detalles mientras y con la ayuda del papá de Soraya, que poco a poco fuimos haciendo las fotos de los detalles, del vestido etc. etc. etc. También por allí estaba el diseñador del vestido de Soraya que estaba expectante por ver el resultado final, porque estaba seguro que el resultado iba a ser fantástico.
Las tres mujeres de la casa llegaron y la tranquilidad se convirtió en alegría, ya que si vestidos de una habitación a otra, que si ¿Donde están mis zapatos?… bueno ya sabéis el revuelo que se forma en esos momentos. Eso si Soraya era la más tranquila y es que tenía todo controlado, todo listo y todo preparado para que todo fuera sobre ruedas.
Ya estaban los primeros invitados en la puerta de Jesús de Medinaceli, que les había pasado lo mismo que a nosotros, no queríamos tener problemas a la hora de aparcar. Enseguida llego Rubén muy bien acompañado por su mamá y Madrina… y por su papá y hermana, que en todo momento intentaron ocupar un segundo lugar para no robar ni un segundo de protagonismo a nuestros chicos.
Puntual llego Soraya, el conductor del vehículo era un gran amigo de la familia, el cual estaba encantado y orgullosísimo de ser el elegido para compartir esos momentos tan importantes.
Justo cuando el órgano comenzó a sonar Soraya del brazo de su padre comenzó a recorrer el largo pasillo que la llevaría hasta el altar, donde Rubén la esperaba, con una sonrisa…
La ceremonia fue oficiada por un Párroco amigo de la familia, el cual la hizo súper entrañable y sobre todo muy amena…
Después de la ceremonia nos escapamos con nuestros chicos a los jardines del Campo del Moro, donde nuestros chicos no pararon de sorprendernos ya que Rubén fue todo espontaneidad… y el reportaje lo terminamos en la fuente de la Plaza de Oriente. Que para los curiosos os informó que es donde Rubén pidió matrimonio a Soraya…
Mientras los invitados ya se dirigían hacia el restaurante La Perdiz, en El Pardo. Donde nuestros chicos se unieron enseguida y disfrutaron de un estupendo aperitivo antes de entrar en comer.
Rubén y Soraya abrieron el baile con un vals… al que todos se unieron muy rápidamente… y mientras unos no paraban de mover el esqueleto otros disfrutaban de unas copitas en la terraza, al fresquito que los magníficos arboles del restaurante… y al rato se turnaban y se volvían a turnar, para volverse a turnar… y así la pista de baile nunca se paro de bailar hasta… realmente muy tarde.










Sergio + Vicky {Boda en Madrid}

Al llegar a la casa de Sergio, nos esperaban con gran expectación el novio, su padre, su hermana, el cuñado y la sobrina. De todos, Sergio era, naturalmente, el que más sentía los nervios de la ocasión. Pero ni así perdía la sonrisa en el rosto, la misma que mantendría durante todo el día.
Mientras terminaba de vestirse para que le hiciéramos el reportaje, Sergio nos contaba como le gustaría que su madre puediese estar allí para ver este momento. Debido a su asuencia, la madrina sería su hermana, que había asumido el honor y también la tarea de ayudarle a organizarlo todo, cosa que hacía sin despeinarse. Esto y velar por su hija, una niña preciosa que más tarde, en la ceremónia, llevaría las arras hasta el altar.
Ya en la casa de Vicky la organización estaba en manos de su madre, que ponía orden para que los hijos estuviesen todos de punta en blanco para la boda. A la hora de vestirse, la novia contó con la ayuda de sus amigas del barrio de toda la vida, que llegaron temprano para estar con ella durante sus últimos momentos de soltera. Fueron ellas que le ayudaron a ponerse el vestido palabra de honor, las medias y las ligas (eran tres en total!), dejando el toque final para su madre, que le puso el velo con mucho cuidado para que todo quedara perfecto.
Llegaba entonces la hora de ir a la ceremonia. Acompañada por su padrino, el cuñado de Sergio, Vicky llegó a las puertas de la iglesia radiante. Mientras subía las escaleras que conducían a la entrada del templo, se le notaba que finalmente los nervios le alcanzaban. Pero ya faltaba poco, y bajo la atenta mirada de los invitados la novia cruzó el pasillo de la iglesia en un abrir y cerrar de ojos para ponerse al lado de su futuro marido, que no dejaba de sonreír con admiración.
La ceremonia fue sencilla y de buen gusto. Las lecturas de amigos y familiares dejaron en evidencia lo bien que todos quieren a la nueva pareja. El ápice, sin duda, fue el momento en que los novios se intercambiaron los anillos, cuando parecía que toda la iglesia prendía la respiración por algunos segundos hasta que los dos tuviesen las alianzas puestas. Emoción a flor de piel.
A la salida, pétalos de rosa y arroz para dar la bienvenida a los ahora marido y mujer. Después de la sesión de besos y abrazos, la celebración siguió en el restaurante El Faro del Pardo, una finca preciosa de este barrio madrileño. Allí, entre muchos árboles y la bien cuidada hierba que cubre todo el exterior, los novios disfrutaron de la atmósfera distendida que se prolongó durante todo el cóctel y la cena.
Con todo este buen rollo, no se podía esperar menos del baile. Después de la primera danza en que vicky y Sergio salieron solos a bailar mirándose profundamente en los ojos, todos pasaron a la pista, iluminados por los focos y la luz de las estrellas, en una fiesta que no tenía hora para terminar.
Fotografia de Boda de Sergio y Vicky, en Alcorcon, Madrid y restaurante El Faro en El Pardo
Fotografia de Boda de Sergio y Vicky, en Alcorcon, Madrid y restaurante El Faro en El Pardo
Fotografia de Boda de Sergio y Vicky, en Alcorcon, Madrid y restaurante El Faro en El Pardo
Fotografia de Boda de Sergio y Vicky, en Alcorcon, Madrid y restaurante El Faro en El Pardo
Fotografia de Boda de Sergio y Vicky, en Alcorcon, Madrid y restaurante El Faro en El Pardo