ciudad real

JULIO + MARÍA {BODA EN ALMADEN – CIUDAD REAL}

Reportaje de Boda en Almaden – Ciudad Real

Aqui os dejamos las fotos de la gran boda de Julio y María, una boda llena de sentimientos, de emociones, de sorpresas y sobre todo de mucho, pero que mucho Amor, Cariño y Ternura.

Que suerte tenemos en El Taller de Fotografía, nos encanta nuestro trabajo, descubrimos lugares increíbles… y encima tenemos unos clientes que son simpáticos, divertidos, con familias súper enrolladas.

Debo de indicar que Julio y María son de esta parejas que siempre recordaremos por varios motivos:
El primero, y muy importante… siempre nos han comentado lo que querían… y esto para nosotros es algo muy importante…
Lo segundo, su energía, son terriblemente vitales, siempre estan sonrientes y es que llevan la alegría en la venas.
Y lo más importante «Se quieren un montón» Julio solo tiene ojos para María y María no para de suspirar por Julio.

La verdad con esto puntos tan positivos… pues creo que conseguimos un reportaje 10. No?

Por cierto no quiero dejar de pasar la oportunidad para enviar un fuerte abrazo a todo el equipo de La Peraleda, que a parte de ser unos pedazo de profesionales son increíbles como personas, ya estamos deseando volver a trabajar con ellos.





















































Datos de Interes:
– Vestido de la Novia: Alma Novia en Gala Novias
– Botines de la Novia: Doriani
– Traje del Novio: Gala Novios
– Lugar de la Ceremonia y Celebración: La Peraleda

Para los más curiosos os dejamos el enlace a la preboda.

Fotos realizadas con:
Nikon D3, objetivo Nikor 24-70 mm. F2,8
Nikon D700, objetivo Nikor 50 mm. F1,4
Iluminación Luz Natural
Flash SB-900 y SB-910
Imágenes procesadas con Adobe Lightroom

Reportaje de Boda en Almadén – Adolfo y Ana

Reportaje de Boda en Almadén

Boda en Almaden - Adolfo y Ana

Adolfo y Ana - 7 de agosto de 2010

Os preguntaréis porque viajamos tanto en El Taller de Fotografía, bueno la razón es muy sencilla, El Taller de Fotografía quizás tenga los mejores clientes del mundo (se parece al eslogan de una conocidísima marca de cerveza), ¿y porque son los mejores clientes?, primero son todos más majos que las pesetas, siempre tienen muchas ganas de hacerse un montón de fotos y además siempre tienen algún amigo que se casa al poco de tiempo y nos recomiendan… y eso hace posible poder seguirnos viendo en esos momentos tan importantes en sus vidas… y este es el caso que hoy nos ocupa… y que a continuación os contamos… Adolfo es amigo desde pequeño de Ricardo… y Ricardo hará tres años que se caso para septiembre… vaya, como pasa el tiempo… y como Ricardo y Adolfo son de Almadén, pues si maletas y para Almadén…

Eran las cuatro de la tarde y bajo un sol de justicia muy propio de la ciudad de Almadén en pleno mes de agosto, llegamos a casa de Adolfo. Adolfo estaba sonriente y lleno de emoción (aunque el intentaba dar una imagen de chico duro), junto a él estaban sus padres Adolfo y de Isabel, y a su hermana Isabel Maria. Estaban todos casi listos para empezar la sesión de fotos y esto es una suerte, porque ya sabéis que nosotros cada boda es una carrera contra el reloj, en la que casi siempre perdemos… siempre nos gana el reloj. Ah, que se me olvidaba también estaba la tía de Adolfo y sus dos primos María y Lázaro (que por cierto vaya dos bichejos, son la mar de salaoooss)

«Bueno, ya ha llegado el momento», nos comentó Adolfo, ese momento que llevaban preparando desde hace casi un año.

Enseguida nos pusimos manos a la obra y empezamos con Adolfo, que además de nervioso estaba sorprendentemente guapo con un traje de Carlo Pignatelli, que le sentaba realmente bien. La emoción era especialmente la protagonista en esa casa, era el primero que se casaba de los hijos de y eso se notaba. Comentaros que la sesión de fotos fue súper divertida ya que con María y con Lázaro, primos de Adolfo, no podía ser de otra manera, ya que a sus 8 y 12 años, imaginaros la agilidad que tenían. Debemos que hacer mención muy especial a Isabel María que iba espectacular, con un súper ceñido vestido rosa (si de esos que si no tienes un tipazo es imposible de llevar), y lo que si pudimos observar es el cariño que hay entre estos dos hermanos.

Con un montón de pena tuvimos que dejar a Adolfo, porque aunque nos lo estábamos pasando muy bien, el señor reloj intentaba sacarnos ventaja, así que, nos fuimos corriendo hacia la Finca La Peraleda, una espectacular finca, donde nos esperaba ya vestida Ana, con su vestido palabra de honor de la firma Pronovias Barcelona.

Os debemos de confesar una cosa y es que Ana nos hizo el trabajo súper fácil, ya que de ella brotaba una ilusión que iluminaba su rostro, estaba radiante, espectacular…. y claro, que ocurre en estos casos, que el que suscribe se lío hacer fotos como loco…

Al igual que en caso de Adolfo, era la primera la tres hijas de Concha y Tomás que se casaba, y la verdad tenemos que resaltar, que el padre de Ana, se estaba ocupando de que no le faltase detalle a su niña.

Aprovechando las magnificas instalaciones de Finca La Peraleda hicimos unas fotos con toda la familia, y como la ceremonia era en la misma finca, y antes de que llegasen todos los invitados, aprovechamos para hacer alguna foto en los exteriores de la finca, ya que tiene unos rincones que había que aprovechar, unas vista sorprendentes, vamos que nos hubiésemos quedado allí toda la tarde haciendo fotos.

Sin darnos cuenta y como siempre, el tiempo corre en nuestra contra, y enseguida comenzaron a llegar los primeros invitados al lugar de la ceremonia. Enseguida también llego Adolfo que como buen novio ya estaba impaciente por ver a su chica.

A las 8 de la tarde en punto, salió Ana del brazo de su padre, iba acompañada por 4 niñas de arras que la verdad que se portaron genial. Un fantástico atardecer iluminaba este momento tan especial y un aplauso ponía la banda sonará a este instante mágico.

Adolfo cuando vio a su chica, se quedó sin palabras, el brillo de sus ojos era resaltado por los últimos rayos del atardecer, ella se acerco y le saludó con un calido beso en la mejilla mientras él no podía parar de mirarla.

En la ceremonia no faltaron palabras de amigos, como Eva, y también la hermana de Adolfo, Isabel María, y una hermana de Ana, Marta. También le dedicó unas breves palabras el padre de Adolfo, todos ellos hicieron que a nuestros chicos se le saltaran alguna que otra lágrima, pero el gran momento llegó, y fue una sorpresa para todos, ya que con gran gracia y salero, María, la prima de Adolfo, les dedicó un cuento que trataba de la historia de ambos pero siendo protagonistas un príncipe y una princesa, en esos momentos, nuestros chicos, ya no pudieron contener las lágrimas de emoción, bueno y el resto de los presentes, entre los que me incluyo, vaya momentazo.

Después de darse el «Sí, quiero», se fundieron en un enorme beso. Y casi sin darnos cuenta ya estaban saliendo ha saludar a todos los invitados…..

Después de los besos, abrazos y los mejores deseos, los invitados se dirigieron hacia la zona de la piscina, donde ya se estaba ofreciendo el cocktail (que por cierto todos los invitados agradecieron la premura del servicio en ofrecer unas bebidas que refrescaran, porque no os podéis ni imaginar el calor que hacía), Mientras que nosotros aprovechamos hasta el último segundo, nos fuimos con nuestros protagonistas hacia el Castillo. Donde hicimos unas fotos súper chulas y muy divertidas, ya que además del sitio que es ideal, el sol nos regalaba una enorme puesta de sol, que hacía que la luz dorada todavía nuestros chicos estuvieran más guapos aún, y ya era difícil.

Cuando ya no quedaba ni un pequeño rayo de luz, nuestros chicos se montaron en un espectacular Mercedes Clásico de color negro, y nos dirigimos a un lugar muy especial para ellos. Era un parque, ya que según nos contaron, fue allí donde Adolfo le dio el primer beso a Ana, y dónde años más tarde le pediría con anillo en mano y rodilla en suelo que se casara con él.

Nos fuimos lo más rápido que pudimos hacia la finca donde ya todos los invitados esperaban para dar comienzo a la cena.

Durante la cena nuestros chicos tuvieron un montón de detalles, unos ramos de flores para las abuelas, para las mamas, para los padres un bonito llavero de plata… si si y más cosas que como tenga que enumerarlas…

Tenemos que comentar lo detallistas que son las personas que trabajan en la finca. Como ellos sabían lo especial que era para nuestros chicos las fotos del parque nos pidieron que por favor les pasáramos el fichero con la foto de ellos en el banco… y de repente comenzó a sonar una canción súper chula (lo siento por los curiosos, pero no se el nombre), las luces del salón se apagaron y en una pantalla de por lo menos 25 metros cuadrados salía la foto de ellos dos… pues si, tenéis toda la razón, un espectacular aplauso y un abrazo de nuestros chicos nos puso a todos los vellos de punta (os prometo, jamas vi una foto del taller a ese tamaño…)

Después de degustar un magnifico menú (que por cierto los invitados no paraban de comentarlo) nuestros chicos se dispusieron a realizar el corte de la tarta. Este momento fue muy intenso ya que nuestros chicos hicieron participes a todos de su alegría y derrocharon un montón de cariño con los allí presentes.

Cuando la cena acabó, todos los invitados de nuevo se dirigieron hacia la zona de la piscina, donde entre cascadas de fuegos artificiales nuestros chicos dieron comienzo al baile… lo que si podemos confirmar es que la noche prometía, ya que tenían una noche tan estrellada, tenían una música muy animada que no paraba de sonar… y una fantástica Fondue de Chocolate… y hizo que la fiesta durara hasta las cañas del domingo… y creo que alguno hubiera perdonado la siesta por seguir con la fiesta…

Bueno pues hasta aquí la crónica de la gran boda de en Almadén de Adolfo y Ana. Esperamos de todo corazán que esta boda en el sur de Ciudad Real os haya gustado mucho.