Julio e Iciar – 5 de junio de 2010

Julio e Iciar - 5 de junio de 2010
El verano ha llegado a Madrid antes de tiempo y creo que nos ha pillado un poco de sorpresa. Fijaos si el sábado hacia el calor, que cuando llegamos a casa de Julio, lo primero que nos ofrecieron fue unos vasos de agua fresquita, que la verdad nos resucitaron, madre mía que calor.

Una vez recuperada la energía nos pusimos manos a la obra, Primero hicimos fotos muy divertidas e informales con Julio y sus padres, a las que se nos unió la mascota, este es perro, que aunque mayor y con sus achaques no quiso perderse la fiesta. Ah y se me olvidaba la tortuga, que aunque parezca mentira, se movía con una rapidez asombrosa y nos costó mucho convencerla para quedarse dentro del encuadre para que saliera en alguna foto, creo que tenia un poco de sueño y quería retirarse a tomarse a una pequeña siesta…

Nuestro chico fue a vestirse y entretanto nosotros nos quedamos haciéndole fotos a otro protagonista, era Adrián, un bebé guapísimo, al que nos encantó hacerle fotos.

Enseguida apareció Julio vestido con su elegante traje. Así que nosotros cargamos nuestras cámaras y de nuevo nos pusimos manos a la obra, la verdad, nos gusta hacer fotos, pero cuando el ambiente está tan agradable, es cuando nuestro trabajo es la envidia de todo el mundo.

Después de hacer las fotos más formales salimos corriendo hacia casa de Iciar…

Cuando llegamos a la casa de la novia, nuestra chica estaba en pleno trabajo de peluquería y maquillaje, junto a ella estaba Claudia, una preciosidad de niña, hermana de Adrián a quien ya os presentamos antes. Le hicimos fotos a Iciar mientras terminaba de maquillarla su amiga, que, curiosamente, se llama igual que ella y desde aquí queremos agradecer lo guapa que nos dejó a Iciar. (Estábamos seguros de que sería así, ya que en otras ocasiones hemos coincidido con ella y el resultado siempre ha sido espectacular).

Nada más terminar los últimos retoques comenzamos a trabajar con Iciar haciendo las fotos más informales, nos dimos un montón de prisa en estas fotillos y enseguida la dejamos subir a vestirse.

Mientras esperábamos, la verdad muy poco, bebimos un poquito de agua fresquita, ¡qué rica!

Cuando Iciar bajaba por la escalera un «QUE GUAPA» se nos escapo a todos los presentes, ella estaba realmente espectacular, con su vestido de Eva Novias.

En este momento comenzamos a pensar que la buena suerte estaba de nuestro lado, y esto no lo podíamos desaprovechar, así que hicimos fotos junto a la piscina, en el jardín y en el salón… sinceramente creo que no dejamos un ángulo de Iciar sin fotografiar y un rincón de la casa sin ser aprovechado….

Salimos con gran rapidez hacia el Casino de Torrelodones, lugar de celebración de la ceremonia y de la posterior fiesta, donde fuimos recibidos por Delfina y todo el equipo del Casino. Desde aquí quiero aprovechar para agradecer de corazón toda la ayuda que nos prestaron… sinceramente ha sido un placer poder trabajar juntos.

Iciar llegó con los cinco minutitos de retraso de rigor, haciendo su entrada entre aplausos, vivas, besos y felicitaciones, mientras junto a la madrina le esperaba un impaciente y nervioso Julio.

A partir de ese momento, las miradas, los gestos de complicidad y las onrisas entre los novios fueron constantes. Durante la ceremonia les dirigieron unas palabras la prima Laly, su amiga Ana y Jordi, un «catalán», creo que de La Guindalera, forofo del Atleti de Madrid. ¡Qué os vamos a contar de la emotividad de esas frases, de las risas ante alguna alusión divertida, de los agradecimientos con lagrimitas furtivas incluidas…!

Después del mutuo consentimiento, del intercambio de anillos, de las firmas de rigor y de un barullo enorme de besos, abrazos, felicitaciones y enhorabuenas, acompañados por Delfina, nos escapamos con los recién casados para hacer fotos en la escalera de la entrada y en los jardines. Este fue un rato muy entretenido ya que nuestros chicos no pararon de bromear con nosotros… así que con alegría siempre se trabaja bien y rápido… y de esta forma nuestros chicos se dirigieron al cocktail enseguida…

Después del brindis, los recién casados hicieron su entrada en medio de una gran ovación.

La cena fue muy tranquila, pero nuestros chicos tenían un as debajo de la manga y estamos seguros que hay alguna persona que todavía se acuerda de lo «colorao» que se puso en el momento de la «toma falsa»
de la entrega del ramo (Ana, ¿todavía te estás riendo?) y de la emoción de las tías cuando les entregaron el ramo a ellas.

Julio e Iciar abrieron el baile, durante su canción pareció que se habían olvidado del mundo y del tiempo… termino la canción y de repente la fiesta comenzó, todos comenzaron a bailar… y cuando nosotros nos despedimos, comentamos con nuestros chicos que esto tenia pinta de ir a durar un largo rato… a lo que ellos nos respondieron que por lo menos, hasta el amanecer…